Pues a mi no será el quién me quite de ver el deporte junto con el boxeo que más me gusta, ya no es que me guste, es que me apasiona, hasta ahí podíamos llegar, y una mierda como un piano, con perdón.