Renovaciones, movimientos e interrogantes en el puzzle de las escuderías para el próximo curso de WorldSBK


El Campeonato del Mundo MOTUL FIM Superbike encara el último tercio de la temporada 2017 y, a falta de los cuatro últimos Rounds, los movimientos que se han producido hasta ahora comienzan a perfilar la parrilla de la nueva temporada en World Superbike.

De entrada: No habrá cambios en el seno las escuderías oficiales de Kawasaki, Ducati y Yamaha. Tanto Jonathan Rea como Tom Sykes renovaron su contrato por dos años con el Kawasaki Racing Team durante el curso 2016 y por tanto seguirán en la estructura en 2018. Por su parte, el Aruba it.Racing – Ducati Team renovó a mediados de agosto a Marco Melandri por una temporada más consolidando de esta manera el dúo con Chaz Davies, cuya continuidad ya estaba garantizada con la renovación por dos años que firmó a mediados de 2016.

Durante la pausa estival, el Pata Yamaha WorldSBK anunció la extensión del contrato de Alex Lowes para la temporada 2018, nada sorprendente teniendo en cuenta que el británico ha jugado un papel primordial en el desarrollo de la R1 desde el regreso de Yamaha al Campeonato en 2016. Lowes seguirá compartiendo garaje con el holandés Michael van der Mark, quien se incorporó al equipo este año y tiene contrato con la fábrica japonesa por un año más.

Después del mazazo que supuso la trágica pérdida de Nicky Hayden, los responsables del Red Bull Honda Team afrontan el reto de armar un proyecto para 2018 que esté a tono con las ambiciones de la estructura oficial de la fábrica japonesa. El norteamericano Jake Gagne se subió provisionalmente a la montura de Hayden en Laguna Seca y Davide Giugliano lo hizo a continuación en Lausitzring, pero el sillín de esa CBR1000 RR no tiene hasta la fecha un propietario designado para el próximo curso. Por lo que respecta a Stefan Bradl, la estructura que dirige Ronald Ten Kate sólo confirma que está negociando actualmente su continuidad para 2018.

En el Kawasaki Pucetti Racing también se avecinan cambios importantes para el próximo curso. Sus planes incluyen contar con dos monturas en la categoría reina y su director Manuel Puccetti confirma conversaciones avanzadas con Toprak Razgatlioglu -actualmente inmerso en la lucha por el título de STK1000- y con Leon Haslam, quien ya ha corrido esta temporada con el equipo como wildcard en Donington. El inglés termina contrato este año con su equipo del British Superbike y la oferta que tiene sobre la mesa le permitiría regresar al paddock mundialista a tiempo completo tras una ausencia de dos años. Para esa segunda moto también se apunta el nombre del ex Campeón mundial francés Sylvain Guintoli, una opción que cobraría fuerza si finalmente no fructificaran las conversaciones con Haslam. En cualquier caso, el proyecto no cuenta con el actual piloto del equipo, Randy Krummenacher, que regresaría a WorldSSP.

En el box del Milwaukee Aprilia Team, solo el irlandés Eugene Laverty tiene firmada su continuidad para la próxima campaña. Está por definir la renovación de su compañero de equipo Lorenzo Savadori. El italiano ya ha manifestado su deseo de seguir con la casa de Noale, pero en ningún caso sería haciendo un hipotético salto a la parrilla de MotoGP, pese a que recientemente pudo probar la Aprilia RS GP en un test celebrado en Misano.

También está por ver la continuidad en sus respectivos equipos de Leon Camier con MV Agusta Reparto Corse – escudería que ha apuntado su ambición de poner una segunda moto en la parrilla de WorldSBK- y de Leandro Mercado, cuyo contrato con el IodaRacing Team finaliza esta temporada.

Xavi Forés (Barni Racing), Jordi Torres (Althea BMW Racing) y Román Ramos (Team Go Eleven) están entre los que finalizan contrato a final de curso y aún no tienen plaza asegurada en la parrilla de 2018. En el equipo Barni no tienen queja del valenciano – que ocupa actualmente el 6º puesto de la general- pero Forés es consciente de que inciden otros condicionantes: “Con mi actual equipo estoy contento, pero dependemos de los sponsors y todavía no se sabe qué programa se establecerá para 2018. Por el momento todo sigue en el aire” explica. Torres está en el mismo caso. Al margen de sus resultados, el catalán aún no sabe la orientación que tomará la escudería dirigida por Genesio Bevilacqua y si cuenta en los planes para disputar la que sería su cuarta campaña en el Campeonato de las derivadas de serie. También sería la cuarta campaña para el piloto santanderino del Team Go Eleven, quien asegura estar a la espera de noticias: “No tengo ninguna novedad todavía. Espero seguir en WorldSBK el año que viene; quiero ser un buen piloto de SBK y poder llegar muy lejos en este Campeonato”.

Pasado el mes de agosto, poco apto para cerrar acuerdos, y reanudada la temporada hace dos semanas en Lausitz, crecen notablemente las posibilidades de conocer nuevas piezas del puzzle en próximos días y en la siguiente cita del calendario, a mediados de septiembre en Portimao.