Inicio Crónicas moteras
¡Hola a [email protected]!
Debido a los abusos por parte de algunos usuarios del foro de motos.net en sus denuncias por spam, nos vemos obligados a banear y/o borrar los usuarios que denuncien a spam de forma indiscriminada conversaciones o hilos que no lo sean.
Por favor, entre todos hagamos un buen uso de las herramientas disponibles del foro, para que todo el mundo pueda opinar libremente siguiendo la normativa ética y de respeto. Muchas gracias por vuestra colaboración

Mini-crónica clásico Pirenaico (2011)

SpeedermanSpeederman MegaForero ✭✭
Los que, como yo, se valen de las escapadas en solitario de 2-3 días para aliviar los agobios del día a día, sin duda conocerán esa sensación: la mezcla de nervios y liberación que sientes al tener la moto aparcada en la puerta, ronroneando en frío, mientras te pones el casco y los guantes con parsimonia, respirando hondo y repasando mentalmente la ruta en la que vas a desaparecer durante unos días.

No pude esperar a que las nieves se derritieran del todo. Un viernes cualquiera, de forma improvisada, y a modo de bautizo para la Speed, metí lo mínimo indispensable en la bolsa del colín y partí después del trabajo.

La ruta es para mi un clásico primaveral y otoñal, la repito un par de veces al año con variaciones muy pequeñas.

El tiempo no podía ser mejor... un calorcillo inusual para las fechas (principios de abril) me acompañó durante las primeras curvas, que puede hacer sin muchos estorbos debido a la total ausencia de tráfico mientras me acercaba al primer puerto, la Collada de Toses, mientras en sol se me escapaba por el oeste, hacia dónde me dirigía.

La Collada de Toses es de los mejores puertos que pueden hacerse en Catalunya, y creo que en el Pirineo entero. Bastante bien asfaltado, suficientemente ancho para ir tranquilo, paisajes impresionantes, y 50 kilómetros de curvas ininterrumpidas.

Aún no estoy del todo familiarizado con la Speed, y cuando estrenas moto parece que vas más pendiente de lo normal de la mecánica, los ruidos, el tacto, la nueva postura... notas como el motor trabaja, como respira, dónde empuja mucho y dónde empuja aún más (<img src="https://us.v-cdn.net/6030832/uploads/emojis/4.gif"/>)... cuando los sentidos se agudizan, aprecias cosas que en un estado sensorial normal te pasarían desapercibidas. Creía notar hasta la rugosidad del asfalto, el neumático desgastándose al abrir con decisión, los olores de la primavera, el ruido de las pastillas de freno friccionando contra los discos al frenar...

Fue una subida enormemente placentera, difícil de explicar. Quizás después de la sequía motera del invierno, reencontrarme con la Collada fue como volver a meterme una **** después de meses de abstinencia.


dscn3210c.jpg

He hecho ya esta misma ruta en varias ocasiones, pero sigo disfrutándola tanto como la primera vez.

No podía demorarme mucho, puesto que tenía el tiempo justo para llegar a Viella al anochecer. El único problema, poca goma por quemar y aún unos 700kms por delante. Debería administrarla hábilmente para no hacer corto.

dscn3211t.jpg

Después de la Collada de Toses, me dirigí a la Seu d'Urgell, y un poco más allá empecé la subida al nada desdeñable Port del Cantó, con todo el solano de cara... menos mal que había cogido la visera oscura.

dscn3213f.jpg

Las sombras alargadas del atardecer.

dscn3212b.jpg

La parada duró lo que tarda la cámara en desplegar el objetivo y volver a plegarlo.

La bajada del Port del Cantó nos lleva a Sort, y ahí seguimos hacia el norte por una carretera tremendamente bien asfaltada que nos llevará al Port de la Bonaigua.

Este es el tramo en cuestión:

<iframe width="425" height="349" src="https://www.youtube.com/embed/8f5ZRCDYbkA&quot; frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

No sé quien es el **** que pilota, pero de él podemos aprender una valiosa lección: jamás compruebes en plena marcha si la cámara está grabando o no.

Antes de la subida de la Bonaigua el anochecer se me echaba encima, y la bajada de temperaturas me obligó a parar para abrigarme un poco. Aproveché para immortalizar los restos del invierno posados aún en las cimas que me rodeaban


dscn3217u.jpg


dscn3218.jpg

Una vez en la cima, volví a ver el sol, en lo que parecía una carrera entre él y yo por ver quien llegaba antes a Viella. Carrera que por cierto tenía perdida de antemano. Foto en la cima, con la luz rojiza del atardecer. El sol se escondía y esta vez ya no volvería a verlo hasta el día siguiente.

dscn3222.jpg


dscn3224oh.jpg

El vídeo de la bajada hacia el otro lado, que nos llevaría a la estación de Baqueira Beret y luego a Viella

<iframe width="425" height="349" src="https://www.youtube.com/embed/YoIWTecobio&quot; frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

En Viella siempre me alojo en el mismo hotel de mala muerte, y como suelo llegar tarde siempre está la misma recepcionista del turno de noche, cargada de piercings y que siempre me depara alguna sorpresa.

Esta vez, cuando ya estaba en bolas en la habitación a punto de meterme en la ducha, llaman a mi puerta. "****! buen momento" pienso. Tengo toda la ropa y equipo desperdigados por la habitación, miro a un lado y a otro, y me pongo lo primero que encuentro: las botas y la espaldera, y abro la puerta.

La tía me mira sin immutarse, sonríe, y me dice:

- Perdona, pero es que no me has dicho cuantas noches te quedas.
- Tienes razón... una noche nada más.
- Perfecto. ¿Te hace falta algo más?
- No gracias.
- De acuerdo, hasta luego.

5 frases. Una gran incógnita <img src="https://us.v-cdn.net/6030832/uploads/emojis/11.gif"/&gt; Volveré.

En el centro de viella hay muchos locales para tapear, tomar algo y a dormir pronto que mañana tenemos 500kms de curvitas.

Al día siguiente el tiempo era espléndido. Repostaje matinal en la Repsol de Viella y tomamos dirección Bossóst, y en la rotonda de la entrada de ese pueblo empezamos la subida del Portillón, en cuya cima está la frontera con Francia.

No es un puerto para correr... está muy sucio y el asfalto es irregular, pero es de una extraordinaria belleza y discurre casi en su totalidad por entre los árboles (de ahí que sea tan sucio y húmedo).

Al llegar abajo, en la localidad de Bagneres de Luchon, los siguientes puertos ya aparecen indicados. El siguiente es el Col du Peyresourde, uno de mis favoritos.


dscn3226e.jpg


La cima no tiene vistas, con lo que hay que pararse justo antes o justo después. Había salido desayunando poco pensando en el chiringuito de Crepes del que había leído algo en una crónica del Sr.Nais, situado en la cima del Col du Peyresourde, pero estaba cerrado, cagoentó.

Hay unos pocos quilómetros de carretera que discurre por el fondo del valle antes del siguiente puerto (el de Aspin), con lo que hay que estar al tanto de los indicadores. Saliendo de Arreau, al lado de un puesto de bomberos/socorro, se toma a la izquierda la subida a este famoso puerto, punto de paso del Tour.

Subamos

<iframe width="425" height="349" src="https://www.youtube.com/embed/c2RWjjRBiyc&quot; frameborder="0" allowfullscreen></iframe>


dscn3230q.jpg


dscn3237j.jpg

En la cima, control del estado del neumático, y seguimos hacia el siguiente puerto, el Tourmalet.

<iframe width="425" height="349" src="https://www.youtube.com/embed/eubldIApUOU&quot; frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Hasta La Mongie llegué bien, pero la estación de esquí seguía abierta, y dado que las pistas pasan por encima de la carretera que sube al tourmalet, obviamente éste seguía cerrado. Por 4 kilómetros no pude hacer cima.


dscn3235.jpg

Me di la vuelta y decidí hacer lo que las europeas hacen mejor: terracear <img src="https://us.v-cdn.net/6030832/uploads/emojis/4.gif"/&gt; Busqué un local con terraza en el que pudiera aparcar la moto en un lugar bien visible, y comí algo ligero al aire libre.

La Speed desde la terraza:

dscn3236h.jpg

Saciado, y encontrándome en el punto más alejado de mi ruta, ya no había mucho más que hacer, salvo volver, y lo hice sin entretenerme mucho, pero con precaución por llevar el neumático ya en las últimas.

Deshice todo mi camino, puerto a puerto. Cuando ruedas sin pausas fotográficas, ni descansos, te sumerges aún más en disfrutar del pilotaje, y aunque vayas mentalizado de no correr, acabas retorciendo la oreja a la burra más de lo necesario.

El desvío que hay que tomar para volver a subir al col du peyresourde, cerca de Arreau.


dscn3241.jpg

Y el estado final de la goma


dscn3243p.jpg

En total fueron unos 800kms. 300 el primer día y 500 el segundo.

La gracia de la ruta es poder coronar tourmalet, y bajar por el otro lado, coronar Solour y Aubisque, y luego entrar en España por el Portalet, y volver a Cataluña por el pirineo Oscense, con tramos muy interesantes en las N-230 y N-260, que permiten muchas variantes y transitan por puertos muy recomendables.

A ver si en otoño no hay nieve y completamos la variante circular. Hasta entonces, eso es to, eso es to, eso es todo amigos.
289vhbc.jpg
«1

Comentarios

Deja un Comentario

NegritaItálicaTacharOrdered listLista desordenada
Emoji
Imagen
Alinear a la izquierdaAlinear al centro Alinear a la derechaAlternar vista HTMLAlternar la página completa Alternar luces
Sube una imagen o archivo