¡Hola a [email protected]!

[email protected] al nuevo foro de motos.net. ¡Esperamos que os guste! :)

Si tenéis algún problema o sugerencia podéis comentarlo en este post

Barroso: secesión de Cataluña de acuerdo con la legislación internacional

1235»

Comentarios

  • Dai-shiDai-shi MegaForero ✭✭✭
    vicenç escribió : »
    Y????. Tampoco ha abierto la BBC ni ha sido portada del New York Times el incendio de Málaga y no por eso deja de tener su importancia.

    Si a lo de Peces Barba te refieres a la necesidad de bombardear Barcelona, pues felicidades. (Me imagino que dirás que te refieres a elegir Portugal, pero fue en el mismo discurso y no puedes desligar una cosa de la otra).

    Si tenia razón, la tenia en todo....

    Un coronel del Ejército: "¿La independencia de Catalunya? Por encima de mi cadáver"

    Lo malo de la gente que se expresa así, es que suele ser por encima del cadaver de los demás.
    Por mucho que recorramos el mundo detrás de la belleza, nunca la encontraremos si no la llevamos con nosotros.
    Louis Audobert



    s1ruas.jpg
  • juliancsanchezjuliancsanchez Forero Senior ✭✭
    en vez de intemtar de arreglar todo lo que esta pasando ,y ayudar a la gente que lo necesita se dedican a estas tonterias.quieren la independencia que cojan a su familia y se vayan a otro sitio o que se buscen una isla desierta y a vivir alli como los indios
  • Nick HaldenNick Halden Forero Senior
    Este último post, es como para ponérselo uno en la firma.

    Brillante!
  • ClicSinkClicSink MegaForero ✭✭✭
    Nick Halden escribió : »
    Este último post, es como para ponérselo uno en la firma.

    Brillante!

    festival del humor image
    Proverbio escribió :
    "Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio."

    Esperando la Monster image image
  • OsekOsek MegaForero ✭✭✭✭✭
    juliancsanchez escribió : »
    en vez de intemtar de arreglar todo lo que esta pasando ,y ayudar a la gente que lo necesita se dedican a estas tonterias.quieren la independencia que cojan a su familia y se vayan a otro sitio o que se buscen una isla desierta y a vivir alli como los indios

    imageimageimage

    No voy ni a comentarlo. Viaja.
    prova3.jpg
  • juliancsanchezjuliancsanchez Forero Senior ✭✭
    Osek escribió : »
    imageimageimage

    No voy ni a comentarlo. Viaja.[/QUOTE
    osek si viajar viajo me acabo de recorrer suiza italia y francia ,y creo que a lo que me refiero es que tendrian que preocuparse de intentar arreglar el tema de la crisis primero.y luego ocuparse de lo demas ,por cierto tendrias que viajar mas pues en todos los paises que e visitado ves banderas del pais en muchas casas `y el sentimiento hacia su pais no es el mismo que aqui,y algun paisano que me e encontrado me ha dicho que es muy diferente a lo que se vive en españa
  • Nick HaldenNick Halden Forero Senior
    juliancsanchez escribió : »
    Osek escribió : »
    imageimageimage

    No voy ni a comentarlo. Viaja.[/QUOTE
    osek si viajar viajo me acabo de recorrer suiza italia y francia ,y creo que a lo que me refiero es que tendrian que preocuparse de intentar arreglar el tema de la crisis primero.y luego ocuparse de lo demas ,por cierto tendrias que viajar mas pues en todos los paises que e visitado ves banderas del pais en muchas casas `y el sentimiento hacia su pais no es el mismo que aqui,y algun paisano que me e encontrado me ha dicho que es muy diferente a lo que se vive en españa

    Últimamente hay muchas banderas catalanas en Catalunya, no sé hasta qué punto eso puede alterar tu argumento banderero...

    Dicho eso, el hecho de que un país tenga un fuerte sentimiento patriótico, no lo entiendo. Puedo entenderlo como protesta, por ejemplo en casos donde el país está jodido por otro, o no tiene Estado que lo defienda, etc. Ahora, tú te refieres a casos como EEUU, que sin comerlo ni beberlo, tienen un sentimiento patriota descomunal, y banderitas van banderitas vienen. Yo soy independentista, pero el día que Catalunya sea independiente (que lo será), espero que con el tiempo (cuanto menos, mejor) se calmen las cosas y no haya banderas, porque me daría lástima. Ya no habría nada que reclamar, solo sacar pecho por ser... catalán? francés? estadounidense?... Qué más da de donde es cada uno, y qué tiene de especial un Estado como para sacar así pecho por él? A no ser que tu Estado sea pionero en salvar vidas en el tercer mundo, ayudar a los necesitados, etc. pero eso nunca va a pasar, esas banderas suelen ser de ONG's, no de Estados.
  • juliancsanchezjuliancsanchez Forero Senior ✭✭
    vale si quieres lo digo mas rapido hay problemas peores ahora que estar discutiendo por esto ,resulta que europa esta mandando alimentos a españa y vamos o estamos ya imtervenidos y cuatro se van a europa a discutir algo que ahora no es necesario e estado de vacaciones fuera y te digo lo que e visto y e oido llege ayer y me estoy poniendo al dia
  • Nick HaldenNick Halden Forero Senior
    Que cada cual sea libre de considerar lo que es o no es necesario.
  • juliancsanchezjuliancsanchez Forero Senior ✭✭
    Nick Halden escribió : »
    Que cada cual sea libre de considerar lo que es o no es necesario.

    en esto estoy de acuerdo ,pero asi no creo que deba ser es solo una opinion
  • Nick HaldenNick Halden Forero Senior
    juliancsanchez escribió : »
    en esto estoy de acuerdo ,pero asi no creo que deba ser es solo una opinion

    Y hay opiniones que creen que para solucionar los problemas, eso puede ser parte de la solución.
  • Recupero esta **** de post para puntualizar algunas cosas.

    Sigo pensando lo mismo. La siguiente meta del nacionalismo catalán es el reconocimiento internacional. Dependiendo de una Cataluña independiente dentro o fuera de la UE, el perjuicio económico será asumible o una devacle.

    Lo más inteligente que he leído en mucho tiempo al respecto. Lo escribe desde Harvard y describe muy acertadamente las ideas que subyacen debajo de los movimientos del nacionalismo catalán en los últimos 30 años.
    La lucha final de la burguesía catalana

    Durante décadas CiU ha conseguido imponer el conflicto nacional con España al social interno. Siempre ha querido la independencia pero solo lo puede desvelar ahora que el soberanismo es políticamente dominante




    José Luis Álvarez 21 AGO 2012 - 00:02 CET
    Archivado en:

    Opinión Estado de las Autonomías Federalismo Independencia Independentismo Estatut Cataluña Comunidades autónomas CiU Estatutos Autonomía Administración autonómica Política autonómica Cataluña Ideologías Conflictos políticos España Partidos políticos Relaciones exteriores Política

    1343038261_771040_1345485985_noticia_normal.jpg EULOGIA MERLE


    Recomendar en Facebook 396
    Twittear 504
    Enviar a LinkedIn 14
    Enviar a Tuenti Enviar a Menéame Enviar a Eskup
    Enviar Imprimir


    CiU ha acelerado el ritmo de su larga marcha hacia la independencia. Ha transitado en pocos años del híbrido pujolista queja-colaboración al català emprenyat; de reclamar la integridad del Estatut a, olvidándolo, demandar la “caja y la llave” de una hacienda propia, a la Vasca, so pena de independentismo, sobre el que algunas encuestas reflejen el interesantísimo fenómeno de que obtiene más apoyo que el electoral de los partidos nacionalistas sumados.
    Los problemas de Cataluña son graves. El déficit fiscal es real. Es inaceptable que la cuota de solidaridad de Cataluña con otras autonomías rebaje su posición en el ranking de riqueza autonómico. Pero, en política, cualquier acción, como la reclamación de pacto fiscal, se lleva a cabo por más de un motivo, intenta ser solución a más de un problema. Esta escalada es, principalmente, el intento de asegurar una dinámica soberanista irreversible, en una tesitura de fragilidad del estado español. CiU consigue, además, dos objetivos añadidos: no ser perjudicada en sus expectativas electorales por la crisis, cuya culpa ha externalizado al gobierno central y, que, cual PP valenciano, no le afecte el goteo de datos sobre su financiación irregular y casos de corrupción.
    Si el catalanismo se permite este crescendo reivindicativo es porque ha dejado atrás su gran peligro histórico: que las clases trabajadoras, de cultura mayoritariamente no catalana, se opusiesen a su proyecto. Esta amenaza era acuciante porque CiU ha sido incapaz de ampliar su espacio electoral más allá de la clase alta y clases medias de origen catalán, nunca ha superado el porcentaje demográfico de éstas, poco más del 30% de la población. El catalanismo es la plataforma de hegemonía de la burguesía de origen catalán, y CiU es su partido.
    Las tácticas que CiU ha elegido para mantener la iniciativa y hegemonía políticas, sin una demografía mayoritaria ni dominio electoral estable, para conseguir la máxima activación de sus bases y la máxima pasividad, cuando no subordinación, de su oposición, son una gran lección política.
    Cataluña no tendrá una política exterior diferenciada y Merkel no la tratará mejor que Rajoy

    Dos han sido sus tácticas principales. La primera resulta de la decisión más importante sobre todo gran cambio político: el ritmo de avance. J. Pujol escogió en su día el incrementalismo, basado en el reconocimiento que cambios sustanciales sólo suceden por sorpresa, porque, si son anunciados de inicio, el status quo desplegará tal resistencia que devendrán imposibles. En una “larga marcha”, como la de CiU, el avance es lento e irregular, pero irreversible; la perseverancia más necesaria que el coraje; los rumbos de navegación más aproximados que exactos; y la ambigüedad sobre el objetivo final esencial. CiU ha querido siempre la independencia pero sólo lo puede desvelar ahora, cuando el catalanismo está en aquel momento –que a Mao Zedong tanto interesó conceptualizar-- en que avances incrementales se transmutan en cambios rupturistas. Es la ocasión del gran salto adelante.
    La segunda táctica ha sido priorizar los avances culturales. La lengua catalana y sus instrumentos de consolidación --el sistema educativo y la televisión pública-- son tan importantes que A. Mas repetidamente utiliza la expresión “líneas rojas” para referirse a su blindaje. El catalanismo, como si siguiera a A. Gramsci, escogió el pausado ritmo evolutivo para dar tiempo a la hegemonía cultural como fase previa al dominio político.
    Las tácticas de un partido como CiU no son suficientes para explicar dinámicas políticas compuestas de secuencias acción-reacción-contra reacción. Salvo cierta resistencia pasiva de la burocracia central en la negociación de transferencias, no ha habido grandes reacciones por parte de los partidos españoles a las reivindicaciones incesantes del catalanismo. Si el miedo a los inmigrantes de otras partes de España explica las tácticas de CiU, otro temor explica la pasividad de los partidos españoles. Éste tomó cuerpo el 30 de Mayo de 1984, cuando una airada manifestación catalanista protestó la imputación de J. Pujol por el affaire Banca Catalana. Aquel día PSOE y PP cogieron miedo al catalanismo y su capacidad de movilización. No se podían permitir otro problema nacionalista a añadir al vasco, entonces con ETA en su zenit. Este miedo, más los incentivos de formación de mayorías en las Cortes, explican la no resistencia de PP y PSOE al incrementalismo catalanista.
    Pero si hay un partido que ha facilitado el avance del catalanismo ha sido el partido socialista de Cataluña. En su role de partido de gobierno desde los años del President Pujol, cuando nacionalistas y socialistas se repartieron la administración del país --Generalitat para CiU, ayuntamientos para la izquierda-- el PSC se concibió a sí mismo como un partido interclasista. Pero la transversalidad del PSC fue desigual: mientras su base electoral, siempre fiel, fueron los barrios y ciudades obreras de emigrantes españoles, sólo logró avances blandos en los segmentos profesionales más cosmopolitas de la clase media. El PSC renunció a aquello que es esencial a todo “partido”, que es, precisamente, “partir”, dividir, aunque sea a un país, para ganar. Y sólo hubiera podido hacerlo desde la activación de su base emigrante haciendo de la confrontación social, alimentada por la cultural, el conflicto dominante del país. Al tratar Cataluña como realidad suprema, inmanente, indivisible y socialmente neutral, el PSC adoptó el supuesto básico de todo nacionalismo, liberando las rutas de avance de CiU.
    Los que mandan son unos 400. La independencia consolidaría la hegemonía de esta élite tradicional

    La imposición de conflictos es la más formidable de las armas políticas y, durante décadas, gracias a la pasividad del PSC, CiU ha conseguido imponer el conflicto nacional con España al social interno, incluso ahora, en la mayor crisis social. El soberanismo es políticamente dominante en Cataluña.
    Sin embargo, la burguesía catalana no ha finalizado su travesía. España es ahora un ente de soberanía limitada, subordinada a una estructura superior. A CiU le queda un segundo reto: el plácet de Europa. Para obtenerlo ha de volver a acertar sus tácticas. La primera decisión, dificilísima, será elegir entre dos opciones: Ante Europa ¿es más factible la independencia “en un solo país”? o ¿es más conveniente ligar las aspiraciones de Cataluña a un bloque de naciones sin estado? Y tiene, también, que acertar las respuestas a las preguntas esenciales a todo conflicto. Primera, ¿cuánta visibilidad –p. ej., referéndums, insumisión?: puede ser alta. Segunda, ¿cuánta intensidad –p. ej., arriesgar el bienestar de la población?: ha de ser baja. Y ¿cuánto implicar a otros actores –p. ej., organismos internacionales, observadores?: puede ser mucho. La lucha final de la burguesía catalana será internacional.
    Si CiU acierta sus tácticas Cataluña será independiente. Pero será un estado-nación cuando éstos ya no son lo que eran. No desfilará por Barcelona el 11 de Septiembre la división acorazada Guifré el Pilós. No se imprimirá una moneda propia. No tendrán las embajadas extranjeras enormes sedes en la Diagonal. Tampoco tendrá una política exterior diferenciada que importe. Y A. Merkel, o quien sea, no tratará a Cataluña mejor que M. Rajoy. El independentismo es posible porque, para un mundo globalizado, la independencia de un país petit –por utilizar la expresión de J. Guardiola-- es irrelevante.
    Pero la independencia sí sería relevante hacia dentro de Cataluña, un país que puede ser pequeño pero que genera, admirablemente, un enorme valor añadido, económico, social y cultural. F. Millet, el destacado miembro de la burguesía barcelonesa implicado en el affaire del Palau, declaró, ya famosamente, que en Cataluña los que mandan son unos cuatrocientos, que se encuentran en los mismos sitios, que son como una familia, parientes o no. La independencia consolidaría definitivamente la hegemonía de esta élite tradicional. No sólo de ella. También la de las clases medias afiliadas a la misma, a las que pertenecen los miles de cargos y políticos de la Generalitat catalanista, y los miles de consultores, proveedores y empresarios que viven directa o indirectamente de la administración autonómica. Lo que se juega con la petición de pacto fiscal-y-si-no independencia es, además de una de las posibles soluciones a los problemas económicos de Cataluña, el grado de monopolio que, en la globalización, éstas clases tendrán sobre la captura de ese valor añadido.
    Que la burguesía catalana reivindique estructuras estatales en una Europa donde éstas son cada vez menos relevantes indica que, en un mundo de competencia abierta, necesita utilizar todos los mecanismos para mantener su hegemonía. Poco sorprendente, dada su centenaria tradición proteccionista. El independentismo es la fase superior del proteccionismo. Que sea factible es mérito de CiU y demérito del PSC, el partido que no se atrevió a partir.
    José Luis Álvarez es doctor en Sociología por la Universidad de Harvard.



    https://elpais.com/elpais/2012/07/23/opinion/1343038261_771040.html

    De ahí la importancia que los sabios del nacionalismo dan a unas palabras del Presidente de la Comisión Europea, que son de perogrullo: ¿tendrán los ciudadanos de una Cataluña independiente el estatus de ciudadanos de la UE?: no, atendiendo a los tratados la nacionalidad europea se tiene por pertenecer a un país que integra la UE, por lo que la integración en Cataluña de la UE tendría que tratarse de acuerdo con el derecho Internacional. A esa pregunta es imposible que conteste otra cosa, salvo que fuera redactor de la Razón y contestase: la legislación española impide que Cataluña sea independiente, lo cual, por otra parte, es mentira, ya que la Constitución establece unos mecanismos de reforma Constitucional, con lo que legalmente Cataluña podría ser independiente.

    Aquí estamos con el eterno dilema ¿Se declarará en algún momento Cataluña independiente?.

    Yo creo que no hay ningún problema. Aquí lo podemos vender de nación, cultura, etc, pero de lo que estamos hablando es de la pela.

    Cito algo que encontré buscando el artículo de El País y que viene al pelo
    p.d: Recordarle que el sentimiento nacionalista catalán se hizo patente entre el sector indusrial catalán como consecuencia del ascenso al trono de Alfonso XIII. La situación en España era muy precaria y tanto País Vasco como Cataluña querían moverse hacia otro modelo de progreso…
    Es cuestión de dinero y de tener un régimen jurídico más beneficioso que el resto de españoles, pero se camufla con argucias en post de la multiculturalidad y de defensa de las tradiciones (cosa muy noble pero pervertida por el fin al que se prostituye).
    Las cosas claras

    Un día leía un estudio (de la Caixa, nada menos) sobre la renta per cápita de España, Cataluña y España-ex Cataluña. Por ahí anda: España con Cataluña 12.200, España sin Cataluña 12.000; Cataluña, sin España, 14.000 € (y sus correspondientes picos). Así que, sintiéndolo mucho, no pasará más que una de las regiones ricas dentro de un país mediano, pasará a ser independiente. Es decir, formará un nuevo Estado mediano y pequeño, y lo que quede de España será un país algo más grande y algo más pobre: nada nuevo bajo el sol.

    Mirando este foro, la recompensa moral de aguantar a algún que otro **** con aires de grandeza , bien vale unos euros de "expolio".


    Así que menos elucubrar sobre lo que ha dicho Barroso (que, por cierto, nunca había dicho antes que la independencia de cataluña era un problema interno, pero ya se sabe, una mentira dicha tres veces, se convierte en verdad), y como dice este buen hombre, a tocar menos los **** y a presentar una propuesta seria.

    Este tío lo dice de forma sublime:
    * * * * 11 votos


    meneame.gif buzz.gif


    El pasado día 21 de agosto, el profesor José Luis Álvarez, publicó en ‘El País’ un artículo titulado “La lucha final de la burguesía catalana”. Con temperaturas de 40 grados, es normal que artículos que pueden incendiar el paisaje político caigan en el olvido frente a la necesidad de agua refrescante. Total que, un texto muy importante, mucha gente no lo ha leído. En este blog se ha leído y se ha meditado mucho ese artículo. Las ideas centrales del profesor Álvarez son: 1º no es complicada la independencia total de Cataluña, 2º CiU tiene ya diseñada la estrategia para llevarla a cabo, 3º el Partido Socialista de Cataluña se ha incorporado a la estrategia de CiU y prefiere luchar por la identidad en vez de por la equidad. Así las cosas, sólo quedaría responder a una doble pregunta ¿es caro o es complicado para Cataluña independizarse de España?
    El profesor Álvarez nos explica en su artículo que, en la Europa de hoy, no es nada complicado que una región española se independice. Andamos dando vueltas a la pérdida de soberanía de todas las naciones de la zona euro y, en consecuencia, es muy sencillo separarse de quien pierde soberanía.
    Conviene no olvidar que hace cuatro históricos días desapareció Checoslovaquia y aparecieron dos estados independientes: Chequia y Eslovaquia. Ni un tiro, ni un grito, negociaciones, sentido común y todos los europeos encantados.
    A Europa le daba (y le da) exactamente igual tener dos Estados donde antes había uno: lo que no quiere es violencia.
    Pero hay algo más: a la Europa dominada por Alemania y Francia le encantaría que los dos países que le complican su hegemonía se dividieran. España e Italia son complicadas de manejar. E incluso son caras de manejar. Y, al final, hoy, pagan los errores de los semigrandes los grandes de verdad.
    España sería mucho más manejable con una Cataluña independiente e Italia mucho más sencilla con Sicilia con bandera propia.
    Cuando algunos dicen que la Unión Europea ahuyenta el independentismo, algunos respondemos: en el caso de España e Italia, no; hay quien puede estar interesado en un prudente troceado.
    En el caso de Cataluña, CiU (la fuerza independentista por antonomasia), ha tenido un éxito notable: incorporar al Partido Socialista de Cataluña a la operación; y ha cometido un error: pensar que la cosa va sólo de asuntos de “pesètes”. Para ser independiente, hay que hablar desde impuestos hasta de Fuerzas Armadas. De lo contrario mejor frenar las demandas y no complicar más a catalanes y a españoles la complicada vida que ya tenemos.
    Si se me permite una crítica osada al artículo del profesor Álvarez, aquí está precisamente su talón de Aquiles: sólo piensa en términos económicos, no define qué pasa en términos de nueva nación.
    Los checos y los eslovacos se repartieron fronteras (naturalmente) pero también reservas de oro del banco central checo, deudas de cada parte, aviones y tanques de cada uno y así hasta cada detalle de lo que es un Estado moderno. Cataluña tendría que explicarnos un cuadro de reparto parecido al de Checoslovaquia si de verdad quiere ser aceptada como independiente en la Unión Europea.
    Pedir ser independiente para (realmente) conseguir la gestión de dos impuestos indirectos cada dos legislaturas, es muy cansado para un país (España) que tiene delante una crisis de caballo.
    Por favor, Cataluña, no me opongo a que seas independiente, pero quiero que lo pidas de verdad y con todas las consecuencias. Los oportunismos siempre son incómodos, pero en una crisis lo son algo más.
    CiU debería meditar un poco sobre todo esto: tiene una gran ocasión para hacer sus sueños realidad.
    Y el PSC tiene la ocasión de explicarnos por qué acepta como meta ideal la misma que la burguesía catalana. En Europa sólo durante las dos guerras mundiales los socialistas se aliaron con la burguesía.
    ¿Y en Cataluña, ahora, por qué los socialistas van junto a los burgueses?
    Luis Solana es militante socialista y promotor de Nuevas Tecnologías

    https://www.elplural.com/2012/08/22/%C2%BFseria-complicada-la-independencia-de-cataluna/

Deja un comentario

NegritaCursivaTacharLista ordenadaLista sin ordenar
Emoticonos
Imagen
Alinear a la izquierdaCentrarAlinear a la derechaEnciende/apaga vista HTMLActivar/desactivar la página enteraEncender/apagar las luces
Sube imagen o archivo